ciudadano gobernante icon

Nosotros

Ciudadano Gobernante AC es un movimiento que busca impulsar nuevos y auténticos paradigmas de una verdadera democracia, donde el ciudadano sea el que gobierne responsablemente.

La mal llamada “democracia representativa” en su aplicación partidocrática de voto universal, invariablemente se convierte en una tiranía (poder público mediante la fuerza o el engaño) que aunque pretende disfrazarse de democracia, despoja a los ciudadanos de su virtud de gobierno, transformándolos en meros habitantes sometidos en la base de una auténtica pirámide tiránica de poder, que se gesta con el delito del engaño.

Ciudadano Gobernante promueve:

  • Los nuevos y verdaderos paradigmas democráticos así como su difusión.
  • La denuncia de los viejos y falsos paradigmas y los atropellos del actual sistema de gobierno.
  • Proyectos y Mecanismos que paulatinamente inviertan la pirámide tiránica del poder y aporten a la construcción de la Democracia Certificada.

¿Cómo Funciona?

Inicio del cambio

Candidato Certificado es un programa de Ciudadano Gobernante AC que busca subsanar en la medida de lo posible el sistémico fraude político que cometen los candidatos a cargos de elección popular.

En toda relación legal exigimos como un elemento obvio e indispensable: claridad de cumplimiento y garantías para protegernos en caso de incumplimiento. Todo sistema jurídico actual contempla, mecanismos para proteger a las personas de fraudes en el ámbito mercantil, familiar, etc. ejemplo si alguien hace un contrato y el dueño de la casa o auto, le da posesión de ese bien y en el contrato no hay una clara obligación de pagar y cláusulas de penalización por incumplimiento, ese contrato se considera fraudulento y el que lo intente simplemente (lo logre o no) comete ese delito.

En pocas palabras, en todos los ámbitos donde se da una relación legal, se exige la certeza jurídica.

Sin embargo es increíble que en el ámbito político esto no sea así: Cualquier candidato a un cargo de elección popular, puede prometer a sus posibles votantes, lo que sea que se le ocurra, incluso puede prometer absurdos que no son facultad del cargo al que aspira o ni siquiera dependen de él, o inclusive si promete cosas factibles, este solo hecho lo convierte en un delincuente, no importa sus intenciones, porque en sí es un acto fraudulento, pues no hay obligación legal de cumplir nada de lo prometido y tampoco penalización por incumplimiento, las elecciones son un contrato laboral por medio del voto.

Así es, en nuestro país no existe ningún mecanismo legal que exija al candidato el cumplimiento de su oferta de trabajo y que proteja a los ciudadanos del fraude político que vivimos, una y otra vez con cada elección popular.

Por esta razón nace “Candidato Certificado”, un programa que ofrece a los candidatos la posibilidad de empezar a subsanar voluntariamente esta ilegalidad, al garantizar económicamente con pagarés o fianzas, sus principales promesas de campaña, plasmadas en un contrato y definiendo para cada una un programa de trabajo con indicadores de avance y cumplimiento. Cada promesa se garantiza por un monto aproximado a 4 meses de sueldo del cargo popular en cuestión.

Ciudadano Gobernante AC que fungirá como el ente ciudadano con el que se formalizarán los contratos, supervisando el cumplimiento de estos y cobra las garantías en caso de incumplimiento.

En caso de incumplimiento y cobro de la garantía, Ciudadano Gobernante AC transparentará los recursos en sus plataformas digitales y buscará aplicarlos en el ámbito donde el compromiso se hubiese incumplido, si esto no es posible o lógico, dichos recursos se aplicarán a los programas de Ciudadano Gobernante AC para seguir fomentando la “Democracia Certificada”.

¿Qué gana el Candidato que se certifica y da garantías económicas?

La respuesta es sencilla: Posicionarse y diferenciarse como un candidato legal ante la “ciudadanía”, del resto de los candidatos presuntos estafadores que buscan engañar y ser elegidos con un acto ilegal, además “Ciudadano Gobernante” hará lo mismo desde su plataforma y por redes, como una manera de reforzar dicho posicionamiento y diferenciación entre “Candidatos Certificados” y los que no tienen ninguna obligación legal.